sábado, 11 de febrero de 2017

Rector del Seminario invita para apoyar la formación sacerdotal

“Este año de 2017 la Colecta anual será el domingo 5 de marzo, pero antes de esa fecha tendremos otras acciones a favor de la difusión y apoyo para el Seminario” expresó el Padre Rector en un video mensaje. Los seminaristas visitarán los colegios y centros educativos en la Diócesis para promover el Seminario del lunes 27 de febrero al 3 de marzo de 2017.

Una actividad para el sostenimiento, en torno a la Colecta Anual que será el 5 de marzo, es EL BOTEO SEMINARIO 2017. 



En varias ciudades de la Diócesis de Matamoros se estará llevando a cabo dicha acción. Los seminaristas acompañados de grupos juveniles estarán en los cruceros de la ciudad, con botes debidamente identificados y foliados para su control  y orden. 



Así también, los seminaristas portarán su sotana y los jóvenes playeras alusivas a la colecta, con los permisos firmados y sellados por las oficinas correspondientes a cada Municipio.

Apoyemos esta acción y otras actividades que iremos publicando en este sitio. Muchas gracias!

En H. Matamoros:
11 y 12 de febrero
En Cd. Valle Hermoso / San Fernando:
11 y 12 de marzo
En Cd. Río Bravo / Ribereña:
11 y 12 de marzo
En Cd. Reynosa:
18 y 19 de febrero

Perdonar de corazón: Conferencia con el Padre Angel Espinosa, LC


martes, 24 de enero de 2017

miércoles, 21 de diciembre de 2016

La Flor de Navidad es de origen mexicano


Se llama Poinsettia, tiene unas hojas grandes superiores de color rojo, es muy llamativa y es la flor predilecta para la Navidad. Se le conoce como Nochebuena y su origen es mexicano.

Antes de que la flor se diera a conocer en todo el mundo y se popularizara para las celebraciones de la Navidad, era cultivada por los indígenas mexicanos quienes la utilizaban para sus celebraciones rituales, ya que era símbolo de pureza y de vida nueva de los guerreros que morían, a quienes se les asociaba al color rojo de la sangre. Su nombre original en lengua náhuatl era ‘cuetlaxóchitl', que significa "Flor de cuero".

Con la colonización de América, los misioneros españoles, al ver su gran esplendor al entrar el invierno cuando sus pétalos se teñían de rojo, la empezaron a utilizar para las festividades navideñas, decorando especialmente las celebraciones litúrgicas de la noche del 24 de diciembre, víspera de la Navidad. De ahí su nombre actual.

Ya desde los inicios de la evangelización se comenzó a utilizar para decorar las iglesias y también los belenes que difundieron los franciscanos, ya que sus pétalos se asemejan a las estrellas. Tan llamativas resultaban para los frailes que fueron ellos quienes comenzaron a cultivarla en los campos cercanos a los monasterios, para utilizarlas luego durante Navidad.

Pero fue Joel Robert Poinsett, embajador estadounidense en México desde 1825 a 1829, quien llevó la flor a los Estados Unidos y de allí se extendió al mundo entero, empezando a ser reconocida como la flor de la Navidad.

El diplomático la conoció en Taxco cuando visitó la Iglesia de Santa Prisca que se hallaba, por la Navidad, bellamente decorada con las flores de Nochebuena. Poinsett quedó tan fascinado por la hermosura de las flores que se llevó unas a los Estados Unidos, donde las cultivó en sus invernaderos en Carolina del Sur, enviando luego unos ejemplares a otros jardines botánicos de su país y de Europa, donde se populariza en el siglo XIX. De allí su difusión por todo el mundo.

Su esplendor es tal que hasta la Basílica de San Pedro en el Vaticano las utiliza para decorar las celebraciones navideñas.

Lo curioso de esta flor es que está formada por unas hojas verdes pequeñas en su parte inferior y un grupo de hojas grandes de color rojo que asemejan a los pétalos. La flor en realidad es de color amarillo y muy pequeña, protegida justamente por las hojas rojas.

Pero el color rojo no es el único predominante, ya que la flor también cuenta con ejemplares amarillos, rosados y blancos, que también se utilizan para Navidad.



gaudiumpress.org