Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2013

Oración por el Plan Pastoral de la Diócesis de Matamoros

El corrupto se cansa de pedir perdón y sólo le queda ser curado

La corrupción es la mala hierba de nuestro tiempo que se nutre de apariencia y de aceptación social, se erige como la medida de la actuación moral, y puede consumir el interior, con conductas de “mundanidad espiritual” cuando no “esclerosis del corazón”, incluso a la misma Iglesia. Y si para el pecado existe el perdón, para la corrupción no. Por esto, la corrupción debe ser curada.

Es la dura crítica que surge de algunas páginas escritas en 2005 por Jorge Mario Bergoglio cuando era arzobispo de Buenos Aires. Este texto ha sido recuperado en un libro: “Curar la corrupción”, publicado por primera vez en italiano (Editorial misionera italiana).

Pecado y corrupción

En su fresco de fuertes colores, Bergoglio explica que la corrupción está ligada doblemente al pecado, pero que se distingue de él. La corrupción no es “un acto sino un estado, un estado personal y social, en el cual uno se acostumbra a vivir”, a través “de la generación de costumbres que van deteriorando y limitando la capacidad…