jueves, 26 de mayo de 2011

Ordenaciones en la Diócesis

Con alegría y esperanza serán ordenados 9 Diáconos y un sacerdote para el servicio de la comunidad diocesana.

Mons. Faustino Armendáriz ordenará 5 Diáconos permanentes el domingo 5 de junio en punto de la 1:00 pm en la Catedral de Matamoros. Al día siguiente, lunes 6 de junio ordenará 4 Diáconos transitorios y el Diácono Marcelino Cuéllar recibirá el orden sacerdotal en una Misa concelebrada a las 12:00 pm también en la Catedral.

LOS CANDIDATOS

Al orden de los Diáconos permanentes son llamados cinco hombres y están en Matamoros para servir a esta misma Ciudad. Al orden de los Diáconos transitorios son llamados: René Javier Huerta Mendoza, José Ramón Ruíz Navarro, Carlos Sánchez Castillo, Milton Lima Solís. Estos seminaristas concluyeron sus estudios en Teología.

El Diácono llamado al orden sacerdotal es: Marcelino Marcos Cuéllar Sánchez. Ordenado Diácono el 4 de julio de 2009 y que actualmente vive su ministerio en la Parroquia de la Santísima Trinidad en Matamoros.

Cabe mencionar que Marcelino tuvo el llamado de Dios cuando él trabajaba como marino, antes de entrar al Seminario, pero un día sintió la curiosidad por el sacerdocio. Entró al Seminario de Matamoros y luego de poco más de 12 años se va a ordenar como sacerdote.

Sigamos orando por las vocaciones en nuestro País y en nuestra Diócesis.

martes, 24 de mayo de 2011

Gran Kermesse Seminario, un éxito

A Dios gracias la Kermesse del Seminario se desarrolló en familia y con gran cariño; todo el trabajo de las comunidades y grupos que participaron con la finalidad de apoyar el sostenimiento de los futuros sacerdotes, se vió reflejado en el entusiasmo que manifestaban. ¡Gracias amigos! y sigamos en oración por las vocaciones, por las familias y por la paz.

sábado, 21 de mayo de 2011

Fechas importantes en la Diócesis

junio 5, Ordenaciones de diáconos permanentes,
Catedral 1 pm Matamoros, preside Mons. Armendáriz

junio 5, Misa acción de gracias y despedida del Sr. Obispo
Gimnasio de la UAT  6 pm, Matamoros, preside Mons. Faustino
PARA TODOS LOS FIELES DE LA CIUDAD, GRUPOS, PARROQUIAS, COLEGIOS, COMUNIDADES, MCS

junio 6, Ordenación sacerdotal y de diáconos transitorios,
Catedral 12 pm Matamoros, preside Mons. Armendáriz

junio 12, Develación de placa en Catedral alusiva a su restauración,
Catedral 11 am, por Mons. Armendáriz

junio 12, Misa de clausura del curso escolar del Seminario
en Seminario de Matamoros 6:30 pm, preside Mons. Faustino Armendáriz

junio 16, toma de posesión de la Diócesis de Querétaro
por Mons. Faustino Armendáriz

http://www.diocesisdematamoros.org/

Gran Kermesse Seminario

El domingo 22 de mayo tendremos nuestra tradicional K Seminario 2011 que en esta edición cumple XV años. Así que no dejes de asisitir en las Instalaciones del Seminario (Carretera Victoria km 13, Matamoros) donde podrás divertirte en un ambiente familiar: antojitos mexicanos y otros no tan mexicanos, musica, juegos para niños, teatro el pueblo, nieves, raspas, refrescos, carnitas, tacos, lucha libre con luchadores locales y de otras ciudades y muchas sopresas mas!! Te esperamos.
ATTE: SEMINARIO DE MATAMOROS.

jueves, 19 de mayo de 2011

Juan Pablo II, discípulo y misionero


EDITORIAL mayo 2011

El mes de mayo siempre es muy especial, tanto para nosotros los católicos como para la sociedad en general: es el mes de María y celebramos a nuestras madres; festejamos a maestros y estudiantes; se conmemora el trabajo y a su santo patrono San José Obrero; rendimos honor a la Santa Cruz y a sus devotos, nuestros amigos de la construcción. En este número, sin embargo, quisiéramos reflexionar en otros dos eventos especialmente significativos.
 Aunque la noticia la recibimos en abril, es hasta este ejemplar que podemos comentar el traslado de nuestro Señor Obispo a la Diócesis de Querétaro. Ciertamente es una notica que nos duele, seis años a todos nos parecen muy pocos, los fieles de esta Diócesis sentimos que el rumbo que nos marcó el Sr. Obispo estaba teniendo frutos espirituales y pastorales de mucho crecimiento y fortaleza. En todos los niveles de la vida diocesana su influjo ha sido determinante y factor de unión y trabajo; no podemos dejar de mencionar el apoyo que siempre mostró a El Mensajero, como medio de comunicación y comunión para todos. Lo vamos a extrañar. Entendemos que todo miembro de la Iglesia ha de tener como valor primordial la obediencia, y eso es lo que hizo Mons. Faustino, obedecer al Santo Padre, y es lo que también tenemos que hacer todos, obedecer y aceptar con madurez las decisiones de nuestro Pastor. Nos queda desear al Sr. Obispo innumerables bendiciones de parte de Dios para su nuevo ministerio, orar por él y orar para que el nuevo Obispo de Matamoros responda sobre todo al Plan de Jesucristo, Pastor y Cabeza de la Iglesia.
Asimismo, es imprescindible expresar el gozo inmenso que toda la Iglesia y el mundo entero hemos experimentado al ser testigos de la Beatificación de nuestro amado Papa Juan Pablo II. Qué privilegio haber sido sus contemporáneos y haber podido tenerlo como maestro, guía, inspiración y modelo; hayamos tenido la oportunidad de verlo personalmente o no, todos lo sentimos muy cercano, como un verdadero amigo, por eso la canción con ese nombre le va tan bien y se convirtió para nosotros los mexicanos en su himno. No podemos dudar del influjo decisivo que nuestro amado Pontífice tuvo en la historia del mundo y de la Iglesia en el cambio de milenio, pero sobre todo, con ocasión de su Beatificación, hemos de pensar en su experiencia de ser un verdadero discípulo y misionero, un cristiano auténtico que encarnó las virtudes evangélicas, y testigo incasable que llevó a Cristo a todos los rincones del planeta. Aunque seguramente ya lo habíamos estado haciendo, ahora sí de manera oficial podemos dirigirnos a él como un amigo que está en el cielo y que intercede poderosamente ante Cristo por nosotros.
Amadas madres, queridos alumnos y maestros, muy estimados trabajadores, reciban un saludo muy cordial de parte de El Mensajero; pedimos las oraciones de los lectores para ustedes e invitamos a todos a tener la experiencia de comunión que nos ofrece los contenidos de este ejemplar.

El gobierno de la Diócesis de Matamoros

Ante la nueva designación de Mons. Faustino Obispo electo de Querétaro
Pbro. Felipe Manuel Becerra

El día miércoles 20 de abril de 2011 se recibía la noticia de que su Santidad Benedicto XVI designaba como nuevo  Obispo residencial de la Diócesis de Querétaro a S.E.R. Mons. Faustino Armendáriz Jiménez, al presente, Obispo de Matamoros. Dicha noticia, establece una serie de situaciones jurídicas, para con nuestra Diócesis de Matamoros al no encontrarse sometida al régimen jurídico normal de sede plena, sino que por tal circunstancia está sometida a un régimen que, debido en principio a su provisionalidad, cabría de calificar de excepcional o extraordinario.

1.      ¿Cuándo se produce la vacancia en una Diócesis?
La sede episcopal queda vacante (cánones 416 al 430) por el cese del Obispo en su oficio, que se produce por fallecimiento del Obispo diocesano, por la renuncia aceptada por el Romano Pontífice (fue el caso de Mons. Mario de Gasperín quien era Obispo de Querétaro), por el traslado a otro oficio (el caso de nuestro Obispo Mons. Faustino, al presente, Obispo de Matamoros) o por la privación intimada al Obispo.

2.      ¿Qué sucede con nuestra Diócesis al ser trasladado Mons. Faustino a la Diócesis de Querétaro?
            En el caso del traslado de Mons. Faustino, la sede episcopal de Matamoros quedará vacante el día en que Mons. Faustino tome posesión de la Diócesis de Querétaro.
Desde el momento de la publicación de la noticia del traslado de nuestro Obispo (20 de abril de 2011) hasta la toma de posesión de su nueva diócesis, el Obispo tiene en la diócesis de Matamoros la potestad de Administrador diocesano, con sus respectivas obligaciones.
Aunque la diócesis de Matamoros no queda vacante hasta que Mons. Faustino no tome posesión de la diócesis de Querétaro (c. 418 §1) las facultades del Vicario General y de los Vicarios episcopales cesan con la publicación de la noticia del traslado Mons. Faustino, aunque él, como Administrador diocesano, puede confirmarles las facultades (c. 418 §2).

3.      Entonces, ¿cuál será el ministerio pastoral de Mons. Faustino mientras toma posesión de su nuevo encargo?
Los lazos jurídicos de Mons. Faustino para con la Iglesia Diocesana de Matamoros no cesan y, habrán de continuar hasta que tome posesión de su nueva Diócesis (c. 418 §1).
El día en que Mons. Faustino tome posesión de la Diócesis de Querétaro, cesarán los lazos jurídicos con la diócesis de Matamoros, y pasará el gobierno de la diócesis al Colegio de Consultores durante el espacio de tiempo de sede vacante (c. 419).
Es así, que tras la marcha de nuestro Obispo y al tomar posesión de su nuevo encargo, la Diócesis de Matamoros pasará a la situación de Sede Vacante ante lo cual el Derecho Canónico establece el procedimiento para asegurar el gobierno de la Diócesis mientras se espera la llegada del nuevo Obispo.
Anoto, que en la situación de sede vacante, se puede dar el nombramiento de un administrador Apostólico –que es designado directamente por la Santa Sede- (aunque en las otras ocasiones en que nos hemos encontrado en sede vacante nunca se ha dado este supuesto). Al no nombrar la Santa Sede un administrador Apostólico, la sede episcopal de Matamoros queda vacante. El gobierno de la diócesis pasa entonces al Colegio de Consultores hasta que sea elegido un Administrador diocesano.

4.      ¿Quiénes forman el Colegio de Consultores y cuál es su función?
En la vida de la Iglesia particular, el Derecho prevé algunos colegios que colaboran establemente en su gobierno ordinario, a saber: el Consejo Presbiteral, el Colegio de Consultores, el Consejo Pastoral y el Cabildo de Canónigos (cuya institución jurídica no existe en la Diócesis de Matamoros).
El Colegio de Consultores lo forman no menos de seis ni más de doce sacerdotes, nombrados libremente por el Obispo diocesano entre los miembros del Consejo Presbiteral para cinco años (c. 502 §1). Su naturaleza es similar a la del Consejo Presbiteral, pero su composición reducida lo hace más ágil para la consulta habitual del Obispo –que preside sus sesiones- y para asesorarle en asuntos de cierta urgencia.
El Código prevé diversas actuaciones en las que es preceptivo el consejo del Colegio de Consultores; y requiere también su consentimiento en bastantes ocasiones. Este Colegio desempeña, además, un papel de especial relieve en las situaciones de sede vacante –en este caso asume las funciones del Consejo Presbiteral-, que cesa en sus funciones (c. 501 §2).
En la Diócesis de Matamoros este Colegio de Consultores está formado por nueve sacerdotes nombrados por el Obispo: Mons. Roberto Ramírez Hernández, Mons. Roberto Sifuentes Aranda, Mons. Juan Ramón Cantú Rodríguez, Mons. Ignacio Loth Vaquera Gallardo, Pbro. José de Jesús López Guerrero, Pbro. Roberto Figueroa Velázquez, Pbro. Lic. Jorge Adalberto Villanueva Morales, Pbro. Lic. José Luis Cerra Luna y Pbro. Lic. Santiago Enríquez Rangel.
                Cuando quede la sede vacante, lo habrá de presidir el sacerdote del colegio de Consultores más antiguo según la fecha de ordenación. Dicho sacerdote es Mons. Roberto Ramírez. Si la Santa Sede no establece otra cosa, Mons. Roberto deberá convocar al colegio de Consultores antes de que se hayan cumplido los ocho días. Reunido dicho consejo, le corresponde la elección de Administrador diocesano, de entre los sacerdotes del presbiterio local o de otra diócesis, que haya cumplido al menos 35 años de edad. No debe haber sido ya elegido, nombrado o presentado para la misma sede vacante.

Si tienen alguna pregunta favor de enviarla y la contestaremos de buen agrado: mensajero@diocesisdematamoros.org

Liturgia de las Horas

La oración de la Iglesia
Pbro. Lic. Martín Amaya Hernández

Aceptando la invitación del periódico “El Mensajero”, me he decidido a escribir algunas ideas que puedan iluminar la vida de los fieles católicos de esta Iglesia Local, la temática propuesta es libre y continuada, que vaya de acuerdo a la profundización del estudio personal realizado en los últimos tres años pasados de mi vida, en donde tuve la oportunidad de estudiar la Sagrada Liturgia, en el Pontificio Instituto Litúrgico de San Anselmo, en Roma Italia.
Considero que un buen tema a tratar es la “liturgia de las horas”, que es un modelo de la oración de la Iglesia en donde el clero, los religiosos y los laicos como pueblo de Dios se comprometen a cumplir el mandato del Señor de “orar sin interrupción” porque todos somos llamados a formar la Ecclesia orans.
El “Oficio Divino”, nombre que se le da a la celebración de la oración de la Iglesia coordinada con las horas del día. La palabra officcium  era aplicada a todo acto de culto a lo que hoy llamamos liturgia. El nombre de “Oficio divino” fue impuesto por Regula Monasteriorum (la regla de los monasterios) a lo que San Benito llama: Opus Dei, que era la oración coral de la comunidad monástica. Esta noción de servicio cultual a Dios es aquella que ofrece el título de Oficio Divino, que prevalece sobre los otros nombres tales como salmodia, oración coral, celebración de alabanza. El nuevo libro para la celebración del Oficio Divino, fruto de la reforma litúrgica del Vaticano II toma ahora el nombre de Officium Divinum, pero introduce  el nuevo título de “liturgia de las horas”.
La Liturgia de las Horas tiene como ideal introducirnos en la oración cristiana, en la que podemos tomar parte del diálogo que se realiza entre Cristo y el Padre y además, termina en la ofrenda del sacrificio pascual de su cuerpo y de su sangre, en una doble dimensión, como glorificación de Dios y santificación de los hombres. Esta celebración conduce al cristiano a una participación progresiva del misterio salvífico de Cristo por medio de la oración sin olvidar que es una oración programada por la Iglesia, que debe ser realizada con nuestra aportación.
La Iglesia se ha encargado de elaborar los esquemas y los repertorios litúrgicos del Oficio Divino considerando que el único modo posible de cumplir el mandato del Señor es procurar el esfuerzo para que toda la vida del cristiano se transforme en una oración prolongada.
Los tiempos que son expresamente dedicados a la oración sirven para fomentar, consolidar y enriquecer el ámbito de una oración constante, que nos ayuda a comprender y ver mejor el alto que realizamos en el ritmo de la vida; pausa que nos permite pasar del estrecho momento en el que vivimos a la amplia panorámica de la historia de salvación, es decir el pequeño devenir de nuestra existencia, limitado al tiempo y al espacio y entrar en la inmensidad de Dios, en donde nos unimos a la Iglesia celestial. Además de que nos ayuda a ver como la oración de la Iglesia se caracteriza por el hecho de ser representativa; La comunidad orante, ya sea grande o pequeña es signo del pueblo de Dios y en ella actúa la potencia de la intercesión que Dios tiene concedida colectivamente a su Iglesia, ejercitando en este modo uno de los dones espirituales del sacerdocio de los fieles, es decir cuando los cristianos rezan la liturgia de las horas ponen en práctica el sacerdocio que recibieron en el bautismo, con todo el poder de interceder por sus hermanos, ofreciendo el “sacrificio de alabanza” al Padre en nombre de Jesucristo.
Por esto la recitación del Oficio Divino ha sido establecido como delegación de la Iglesia a aquellos cristianos que por vocación asumen un especial empeño en el desarrollo del Reino de Dios, cumpliendo el mandato del Señor de: “orar sin interrupción”. No sólo se cumple con la necesidad personal del cristiano, sino que constituye en el mismo tiempo el cumplimiento de una misión para el bien de la comunidad. La liturgia de las horas, constituye, junto con los sacramentos y el año litúrgico el tercer grande campo del culto de la Iglesia a lo que le llamamos liturgia.

La Iglesia Doméstica

En Familia
Tere Herrera y Enrique Castillo

Amadísimos hermanos, reflexionemos un poco cómo nuestra Iglesia reconoce la labor de la transmisión de la fe en familia. Nos referimos al término “Iglesia domestica”.  La Iglesia descubre a la familia, como el espacio donde los padres comparten con sus hijos el don de la fe y les participan la belleza de seguir a Cristo.
Cada familia debe ejercer el papel de guiar la vida espiritual de sus miembros hacia su único fin que es Dios. Por tanto, como dice el beato Juan Pablo II en su exhortación apostólica Familiaris Consorti: “los padres son los primeros educadores en la fe”. Ésta es la gran herencia de la que somos albaceas los padres; se nos ha dado en derecho divino por lo tanto rendiremos cuentas, por el tiempo en el que la administramos y lo que hicimos.
¿No es así en la vida del mundo terreno?  Cuando eres depositario de una herencia para una persona hasta que este cumpla su mayoría de edad sabemos que tenemos que administrarla y hasta buscamos quien nos enseñe y nos ayude a hacer redituar la herencia de manera que podamos devolvérsela al beneficiario con creces.
De igual manera la herencia de la fe tienes que invertirla, acrecentarla para después entregarla a quien le corresponde decidir. Si no hacemos nada, o hacemos poco, corremos el riesgo de ser malos administradores; nuestros hijos, a quienes les corresponde decidir, no podrán hacerlo o decidirán equivocadamente. No cabe en este caso la duda o preguntarse ¿será lo mejor? ¡Por su puesto que es lo mejor!
No tengamos miedo, Dios es actual hoy y siempre, anunciémoslo así a nuestros hijos en el hogar y vivamos dando un continuo testimonio en esta iglesia doméstica. Recordemos que de aquí saldrán los futuros sacerdotes, religiosas (os), laicos consagrados y esposos (as) fieles a Dios y a la vocación que de él reciban.
Acudamos a la eucaristía y llevemos a nuestros hijos. Arriesguémonos por ese Dios que lo ha dado todo por nosotros y digamos convencidos: ¿Señor a quien iremos? “Tu tienes palabras de Vida y nosotros hemos creído que tu eres el Hijo de Dios (Jn. 6,68).

martes, 10 de mayo de 2011

Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales

El próximo domingo 5 de junio la Iglesia celebra esta Jornada

Con el lema: "Verdad, anuncio y autenticidad de vida en la era digital" la Iglesia habrá de celebrar la 45 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. En el mensaje enviado por el  Papa Benedicto XVI menciona que: "Las nuevas tecnologías no modifican sólo el modo de comunicar, sino la comunicación en sí misma, por lo que se puede afirmar que nos encontramos ante una vasta transformación cultural. Junto a ese modo de difundir información y conocimientos, nace un nuevo modo de aprender y de pensar, así como nuevas oportunidades para establecer relaciones y construir lazos de comunión".

Se invita a todas las Parroquias a unirse en oración, por todos y cada uno de los que trabajan en las pastorales de la comunicación social del País y de nuestra Diócesis, para ser fieles al llamado de Cristo de comunicar la Buena Nueva con ética, veracidad y compromiso.